miércoles, 22 de abril de 2015

Las puertas de Hogwarts siempre estarán abiertas

                     






Hace como doce años, quizá alguno más, leí Harry Potter y la piedra filosofal y su primera lectura no me gustó, o al menos no me cautivó lo suficiente para seguir adentrándome en los mundos de J. K. Rowling. En mi defensa alegaré que acababa de abandonar los maravillosos universos de La Materia Oscura de Philip Pullman, una de mis trilogías favoritas de literatura fantástica. Lloré con el maravilloso final de la historia de Lyra Lenguadeplata y aún hoy miro por encima de mi hombro esperando ver mi daimonion.  La Materia Oscura  es una lectura fascinante, de principio a fin, uno de esos pocos libros con dos registros lectores: el infantil y el adulto. Y lo mejor es que no defrauda en ninguno de ellos, por complicado que parezca de creer. Cuando me acerqué a Harry Potter y la piedra filosofal empezaba en España a ser reconocido como un bestseller y yo quise compararlo con Luces del norte, la primera parte de La Materia Oscura. Exponer el tópico de que  las comparaciones son odiosas es quedarme corta a la hora de mi equivocación al valorar el primer libro de la serie de Harry Potter. Es innegable que en su primera entrega J.K. Rowling usa un tono más infantil que en el resto de sus historias, y yo cometí el error de pensar que todos sus libros seguirían semejante dinámica. Al pensar que Harry Potter y sus historias jamás llegarían al nivel trascendental de La Materia Oscura, no leí más que la primera parte.


Afortunadamente, los libros que merecen ser leídos nos dan segundas oportunidades y por suerte un buen lector siempre encuentra en el camino a un errante hobbit dispuesto a recordárselo. ¡Mil gracias Petronila por todas tus recomendaciones lectoras! Espero que las mías te sean de tanto provecho. He leído Harry Potter y la piedra filosofal por segunda vez este 2015, comencé a leerlo en enero, como una de esas promesas de inicio de año. Lo cierto es que estaba cansada de no entender los chistes y referencias a este universo literario y desde luego no estaba dispuesta a ver las películas sin antes leer los libros. A fecha de hoy estoy ya leyendo Harry Potter y el misterio del príncipe, la sexta entrega de la saga, y si tuviera más tiempo en mi día a día ya habría leído toda la historia cuatro veces por lo menos. ¡Estoy enganchada, encantada, fascinada! Hacía tiempo que no disfrutaba tanto con un libro. Hacía tiempo que no me comía las uñas pensando en qué les pasará a los personajes cuando cierro las tapas, porque no tengo más remedio que parar de leer (ojalá no tuviera que ir a trabajar, ni comer, ni mirar por dónde camino...). Hacía tiempo que no me molestaba tanto que mi familia pululara a mi alrededor preguntándome sobre cualquier cosa y no me permitieran dejarme leer tranquila. Hacía tiempo que no me entraban ganas de leer de rodillas algunos momentos para bendecir la pluma de J.K. Rowling. 

Y es que echaba de menos en un libro, supuestamente juvenil, encontrar esa riqueza de personajes, tan bien trazados, tan vivos, tan auténticos, donde, como en una perfecta orquesta filarmónica, hasta el más secundario es imprescindible. Pues, aunque el peso de la historia recaiga en los protagonistas principales, como es de suponer, el elenco de secundarios que les rodea es grandioso. Por eso he de confesar que ando enamorada de Neville Longbottom, entre otros. Otra característica de lo bien logrados que están los personajes de Rowling es que ninguno es anodino o plano, al contrario, muchos son de lo más complejos y el ejemplo más claro es mi adorado Severus Snape, cuya verdadera historia estoy deseando descubrir.

Y este último deseo me lleva a recordar otro de los grandes logros de la narrativa de Rowling: su enorme capacidad de dejarte con ganas de descubrir qué está pasando y qué va a pasar más allá. Porque Rowling desnuda a sus personajes lentamente ante nuestros ávidos ojos lectores, sin permitir que veamos toda su esencia en un primer momento. Maneja a la perfección la tradición literaria anglosajona de los maestros del misterio y os aseguro que no exagero al declararlo. Y este manejo, como puede imaginarse, pierde su fuerza si uno sólo sabe usarlo al principio de una historia y abusar de él en toda la trama para luego solucionarla al final de mala manera. Más de un escritor de sagas hoy en día, por falta de esta maestría en el recurso del misterio y de la historia bien hilvanada, recurre a la publicación de un libro precuela o similar para tratar de tapar los agujeros que dejó abiertos en el camino. Ese, por supuesto, no es el caso de J.K. Rowling. Es cierto que esta maestría narrativa empieza a despuntar especialmente en el tercero de la saga, Harry Potter y el prisionero de Azkaban y la trama de ese otro gran personaje que es Sirius Black. Si bien, en el segundo de la saga, el secreto del responsable de la apertura de la Cámara Secreta, está también muy bien llevado. En Harry Potter y el cáliz de fuego, la historia se atasca un poco con tramas más triviales, pero aún así disfruté leyendo todas y cada una de sus páginas, así como lloré al conocer la historia de los padres de Neville Longbottom. Y no voy a pararme a deciros nada sobre lo que me ha parecido la lectura de Harry Potter y la Orden del Fénix, por dos sencillas razones: tendría que decirlo gritando y a modo escrito pierdo el efecto y porque este fascinante libro merece una reseña individual, que espero hacer en un futuro.

En definitiva y aunque parezca una exageración: disfrutar de la lectura de Harry Potter debería ser un derecho universal.  Sé que tras el éxito de las adaptaciones cinematográficas de sus libros, es difícil acercarse al mundo de Harry Potter sin que éste se vea un poco contaminado visualmente, aún sin conocer las películas, como es mi caso. Pero yo no dejaré de recomendar a todo buen lector que saboree estos grandiosos libros, sin importar la edad lectora y alejándose de cualquier prejuicio sobre la literatura fantástica o juvenil. Porque os lo aseguro: las puertas de Hogwarts siempre estarán abiertas.


12 comentarios:

  1. Coincido completamente. No hay libros que me hayan gustado más que Harry Potter. La primera vez que intenté leerlos tenía 9 años, después de ver algunas películas, y al llegar a la segunda página del primer libro... Me aburrí y lo abandoné dos o tres años (reconozco que entonces no me gustaba leer). Pero luego volví a intentarlo y los leí todos del tirón. Desde entonces Harry Potter se ha convertido en mi favorito y J.K. Rowling en mi ídolo.

    ResponderEliminar
  2. Desde luego,como reitero en mi reseña, leer a Harry Potter es una experiencia maravillosa, ojalá surgieran más sagas semejantes. Me alegra de que compartas mi opinión

    ResponderEliminar
  3. ¿Sabes que me pasó como a ti? Cuando mi ex y yo éramos novios, en España estaba el boom de la publicación del quinto libro y él me preguntó si me gustaba Harry Potter. Le dije que eso era para críos...Así que, alquiló el primer DVD y lo vi con desgana. ¿Quién era ese hombre? "Es el malo"... no, ese hombre no es malo, estoy segura... Hablo de Snape, no te cuento más de lo que dije pero acerté todas mis corazonadas que tuve sobre él mientras leía el primero libro (se confirmaron las tres en el séptimo, por eso no te las dejo porque sería un SPOILER como una casa). Me regaló los cinco primeros y cuando Rowling dijo que el sexto se llamaría "El príncipe mestizo" empecé un fic (en mi Blog, en el apartado "Mi pluma" puedes ver los primeros dos capítulos) que se quedó en 70 páginas porque ya salió el sexto y lo leí y perdí el hilo de mi fic XDD

    Besos de tinta de una Slytherin que amará a Snape... Always...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Snape es uno de mis personajes favoritos. Pero creo que el Sombrero Seleccionador no me colocaría en la casa Slytherin...

      Eliminar
  4. Es increíble lo que puede hacer la mente humana. Enserio venero muchísimo a J.K. Rowling por semejante imaginación. Vaya una saga perfecta, con todas sus letras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Cuánta razón tienes Sonia! La mente humana puede crear cosas maravillosas, no sólo cosas espantosas. ¡Bienvenida a nuestro blog y gracias por compartir nuestros viajes!

      Eliminar
  5. Hola, Begoña!
    Yo era reticente a leer esta saga no sé muy bien por qué razón. Pero como estos libros gustan mucho en mi casa, hace cosa de un mes, decidí leer el primero de ellos. Me gustó mucho más de lo que pensaba, así que creo que me leeré el resto.
    Besos y feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! El primero de la saga es un pequeño aperitivo comparado con los demás, de verdad. La historia se va haciendo más y más grandiosa, sobre todo a partir del tercero. Te recomiendo su lectura de todo corazón. Besos y feliz fin de semana también.

      Eliminar
  6. Aix... Más vale tarde que nunca. Yo disfruté muchísimo de las aventuras de Harry en mi primera lectura, ahora los estoy releyendo y me siguen cautivando. Como bien dices es difícil encontrar literatura juvenil con personajes tan bien trazados y maravillosos, con un universo tan increíble... Lo adoro.
    Soy nueva en tu blog, me quedo por aquí ^^
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bien dicho! Más vale tarde que nunca. Gracias por visitar nuestro blog, quédate todo lo que quieras

      Eliminar
  7. ¡Hola!
    ¡No sabía que habías hecho una entrada sobre Harry Potter! Me alegro muchísimo de que decidieras dar una segunda oportunidad a esta saga y de que te haya gustado tanto. Concuerdo con casi todo lo que dices aquí, la verdad, especialmente con lo que dices sobre los libros 3, 4 y 5. E imagino que a estas alturas ya habrás devorado el séptimo también. :P
    Saludos^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Adoro esta saga, me parece maravillosa y con unos personajes simplemente geniales. Me alegra que en vuestro blog lo estés reseñando. Besos

      Eliminar